Siguenos en :
Videoreportajes Artículos Recetario Vinos y Bebidas Promociones Radio Eventos Reserva en Línea  
Servicios para Usuarios
  Iniciar Sesión:
 Email:
 Password: 
  | 

Mis pedidosPromociones cercanas
Los mejor calificadosLos más opinados
Gana CenasBoletín

 

Servicios para Restaurantes



Vinos y Bebidas:
El vino en la cultura universal

Por:Miguel Guzmán Peredo

Muy contadas bodegas vitivinícolas en el mundo pueden preciarse de los sorprendentes alcances que ha tenido, al paso de los años, aquella pequeña empresa nacida en 1915, en el pueblo de Alberite, en La Rioja Alta, región productora de grandes vinos en España. La historia de esa bodega, que hoy lleva el prestigiado nombre de Dinastía Vivanco, se remonta a la segunda década del siglo XX, cuando Pedro Vivanco González comenzó a producir vino para el consumo familiar. Años más tarde, su hijo Santiago, apoyado por su esposa Felisa Paracuellos, estableció en la ciudad de Logroño, en el corazón de La Rioja, una bodega vitivinícola, que habría de marcar el florecimiento de la empresa familiar. De acuerdo a la información que aparece en la página web de esta bodega, en 1946 nace Pedro Vivanco Paracuellos, quien desde pequeño tuvo estrechas relaciones con el negocio de sus mayores. Su amor al vino lo llevó a admirar, primero, y a coleccionar, después, una gran cantidad de objetos relacionados con el vino, desde libros y catavinos hasta sacacorchos y prensas. Más tarde, se habría de casar con Angélica Sáenz, hija de una familia de cosecheros de Alberite, y ella haría suyo el amor por el vino (y todo lo relacionado con la cultura de esta milenaria bebida) que mostraba la familia Vivanco, y aportaría su talento artístico ---como pintora que era-- a los afanes coleccionistas de su esposo Pedro.

Leo en la información oficial de esta bodega lo siguiente: “En 1985 compra Pedro Vivanco unos magníficos terrenos en Briones, una de las zonas más nobles de La Rioja Alta. Allí inició en 1990 la construcción de su proyecto más ambicioso: “Bodegas Dinastía Vivanco”. Empezó reconstruyendo una pequeña bodega existente para ampliar la crianza de sus vinos y poder atender la creciente demanda de sus clientes. Ya entonces planteó a su familia la conveniencia de hacer un Museo del Vino donde exponer las colecciones de objetos relacionados con el vino que había ido adquiriendo en el tiempo, así como, los numerosos libros de su biblioteca personal relacionados con la vitivinicultura para que estudiosos e investigadores pudiesen disponer de un centro adecuado donde llevar a cabo sus trabajos y en el que la gente menos entendida en la ciencia y cultura del vino pudiese descubrir tan interesante mundo. Su apuesta por la cultura del vino y la investigación se realizó con más fuerza que nunca en aquellos momentos”.

Al percatarme del inicial proyecto de Pedro Vivanco Paracuellos, y conocer el prodigioso desarrollo que ha venido teniendo, me viene a la mente un pensamiento del poeta inglés William Blake (1757-1827), que a la letra dice: “Todo aquello que hoy es una realidad, antes no era más que parte de un sueño imposible”. En efecto, hoy en día el Museo de la Cultura del Vino es una extraordinaria institución que alberga ---en un hermoso edificio, cuya arquitectura sigue los cánones propios de las bodegas riojanas--- miles y miles de piezas de la más variada procedencia: vasos griegos, estelas egipcias, mosaicos romanos, lo mismo que antiquísimos libros (impresos algunos de ellos hace más de tres o cuatro siglos) y maquinaria utilizada hace varias centurias en la elaboración del vino. Este Museo de la Cultura del Vino tiene una extensión de 9.000 metros cuadrados, y hay cinco amplias salas de exposición, una galería destinada a las exposiciones temporales, a más de la sala de conferencias, aulas de cata y el área de restaurante y “enotienda”.

El museo que ahora me ocupa ha adquirido tal relevancia que “El European Museum Forum seleccionó al Museo de la Cultura del Vino Dinastía Vivanco como finalista para el prestigioso premio de Museo Europeo del Año, que se entregó el 5 de mayo pasado en Alicante. El Foro de los Museos Europeos es una organización sin ánimo de lucro, que fue creada en 1977 y que opera bajo la protección del Consejo de Europa. Desde esa fecha, han sido examinados y visitados más de 1400 museos de toda Europa, valorándose desde la presentación de las colecciones hasta la estructura organizativa de cada uno de ellos. La única condición para acceder a este premio es que el museo sea nuevo, o que éste haya sufrido una completa remodelación. La nominación del Museo de la Cultura del Vino Dinastía Vivanco como Museo Europeo del Año supone un nuevo reconocimiento para este proyecto enoturístico, que ya fue galardonado en 2005 con el Best Of Wine Tourist”.

Gran parte del mérito del desenvolvimiento obtenido por Dinastía Vivanco, en su plural tarea de promover la cultura del vino recae en los dos hijos de Pedro Vivanco: Santiago y Rafael, quienes son los protagonistas de la cuarta generación de esta familia bodeguera y en ellos residen las responsabilidades de desarrollo de los proyectos de futuro de la familia, entre otros el Centro de Investigación y Divulgación de la Cultura del Vino “proyecto que a largo plazo se fundamente en los tres pilares: la bodega y los viñedos, el museo y la Fundación Dinastía Vivanco”.

En fecha reciente la Fundación Dinastía Vivanco publicó un libro en verdad extraordinario: El Cáliz de Letras: Historia del Vino en la Literatura, escrito por el filólogo Miguel Ángel Muro Munilla, profesor de la Universidad de La Rioja. Se trata de una documentada obra de consulta, de 534 páginas y varios centenares de ilustraciones a todo color, cuya lujosa presentación lo hace un volumen de gran belleza tipográfica. En la Presentación asienta Pedro Vivanco las siguientes frases: “La literatura supone la sublimación de la capacidad de comunicación de los hombres y mujeres. A través de ella se ha dejado un verdadero archivo histórico y popular de lo que ha sido y es la existencia humana sobre este planeta. Debemos agradecer a la literatura la transmisión hasta nuestros días del pensamiento, de los sueños y temores de la gente de época babilónica, griega, romana, etc. La literatura total, la de cadapueblo y persona, forma la memoria colectiva de la humanidad. Por esto, y porque en ella está el vino presente, no podíamos dejar de potenciar desde la Fundación Dinastía Vivanco la realización de este estudio concienzudo sobre tal presencia. Se puede leer el libro desde dos perspectivas diferentes: la primera, tener al vino como hilo conductor, como una excusa para repasar o acercarse por primera vez a la historia de la literatura universal; la segunda, profundizar en el concepto vino y cultura del vino. Ver cómo ha ido evolucionando y estando presente en las distintas épocas”.

En la Introducción, acertadamente llamada “Una copa de bienvenida”, por el autor de esta notable obra literaria, queda asentado que “La relación entre el vino y la literatura se inicia tempranamente en la historia de la humanidad, y se desarrolla de forma estrecha, siglo a siglo, hasta llegar a la actualidad. Esta vinculación se produce, en particular, en las regiones que, grosso modo, podemos denominar mediterráneas y del Cercano Oriente, por la gran importancia que este producto tuvo o tiene en la vida cotidiana de los pueblos. La literatura supone un observatorio privilegiado para considerar cualquier asunto importante del ser humano; su antigüedad permite remontarse a las raíces de la Humanidad, y su condición estética ha ido perfilando y atesorando los aspectos medulares o más característicos de la vida de los pueblos”.

La detenida lectura de este precioso libro no me resultó fácil o ligera (recuérdese que consta de casi seiscientas páginas), pero sí en extremo cautivante. Contiene mil seiscientas citas vinculadas con el vino, de más de cuatrocientos autores. En este maravilloso desfile de pensadores, que supieron expresarse con sin igual donaire de las bondades --o bien de las maldades— que conlleva el consumo, moderado o inmoderado, del vino, van apareciendo los creadores de páginas señeras en la historia de la Humanidad, al frente de los cuales camina el anónimo redactor ---hace más de cuatro mil años--- de la primera epopeya, la del babilónico Gilgamesh. Tras él vienen los egipcios, redactores de infinidad de textos en los cuales la viña y los vinos figuran preponderantemente. Luego bien podrían figurar en el cortejo quienes escribieron el libro de los libros: la Biblia. En esta obra hay centenares de referencias al vino, desde aquella en que Noé sembró viñas, bebió vino y se embriago, siguiendo la mención del primer milagro de Jesucristo: la transformación del agua en vino (por cierto, como apuntó el maestresala de ese banquete nupcial, de muy buena calidad), hasta la transmutación del vino en sangre de Jesús, en la Última Cena.

Resultaría prolijo citar los centenares de escritores, de todos los tiempos, de todos lo países, que incursionaron galanamente en el tema del vino. Baste, por ello, con recordar a los helénicos Tucídides, Epicúreo, Anacreonte, Aristófanes y Homero. A los latinos Virgilio, Horacio, Ovidio, Plauto y Petronio. Sin olvidarme de traer a colación al chino Li-Po y a los persas Omar Khayam (célebre por su Rubaiyat), Hafiz Shizari y Rumí.
Una extensa sección del libro El Cáliz de Letras aborda las múltiples, y deliciosas, referencias que hay acerca del vino en el Corán y Las mil y una noches. Ya luego vendrían, en el tiempo y en el espacio (en esta completísima nómina de autores) lo referente al vino en la literatura medieval, donde destacan Gonzalo de Berceo, Juan Ruiz –--el hedonista Arcipreste de Hita---, Alfonso Martínez de Toledo, Francois Villón y Francois Rabelais. A continuación figura la literatura del Renacimiento, con relatos de Francesco Petrarca, Giovanni Boccaccio, Geoffrey Chaucer, Michel de Montaigne y Fernando de Rojas, entre muchos otros.

Y así como los ya citados, habría que rememorar a infinidad de escritores, de muchos países de Europa y de América, principalmente, España, Inglaterra, Francia, Italia, Alemania. Rusia, Estados Unidos, Chile y Argentina.

El documentadísimo estudio de Miguel Ángel Muro Munilla concluye con la exhaustiva revisión de la obra literaria de los escritores, sobre todo aquellos nacidos en España al filo de la segunda mitad del siglo XX.

Los elogios para esta extraordinaria obra, El Cáliz de Letras: Historia del vino en la literatura, me parecen pocos, considerando la extrema valía de su contenido. Es un libro impar, que aborda un tema cautivante: la influencia que el vino ha tenido en la historia de la Humanidad.


Si requieres mayor información escribe a:


guzmanperedo@hotmail.com

Otros Articulos de Miguel Guzmán Peredo acerca de Vinos y Bebidas
Degustación de vinos de Cataluña 21-Jun-2007
Sierra Valley White Zinfandel: piensa en rosa 18-May-2007
Armonías y contrastes gastronómicos 10-May-2007
Una Cata de Vinos Tintos “Premium” de México, a 4.600 metros de altura 19-Apr-2007
Características de una cava de vinos 14-Feb-2007
10 AÑADAS DE CHATEAU CAMOU 16-Dec-2005
CUARTA CATA DE VINOS EN LA ALTA MONTAÑA DE MÉXICO 23-Sep-2005
Articulos Anteriores
Grand Tasting Vinos de Portugal 17-Oct-2018
Artesanales de Verdad, una campaña que busca darle voz a los cerveceros independientes. 10-Oct-2018
Fiesta de la Vendimia cu4tro soles 05-Oct-2018
The Beer Company cumple 10 años Y lo celebra con una nueva imágen. 03-Oct-2018
Celebración de Gala por el 145 Aniversario de Casa Sauza 19-Sep-2018
Celebra a México este 15 de septiembre con Volcán de Mi Tierra 12-Sep-2018
Grand Marnier lleva a cabo la final The Grand Alchemists 07-Sep-2018
Cerveza Colectiva, proyecto que consolida la unión de la industria cervecera mexicana. 05-Sep-2018
Mezcal Divino hace un homenaje al México Prehispánico 29-Aug-2018
Hacer visible lo invisible: Hennessy se une con Vhils para una very special edición limitada 2018. 22-Aug-2018
ver más . . .


Ver Reportajes de Años Anteriores:
20182017201620152014201320122011201020092008200720062005
PUBLICIDAD · ANUNCIATE





Servicios | Contáctanos | Registrate | Agregar o Actualizar un Restaurante | Acerca de Restaurantes de México | Legal | Informacion de Publicidad

ghurtado@internext.com.mx , Tel.: 044-55-52 17 82 74  Copyright © 2002 Restaurantes de México, Todos los derechos Reservados

Un desarrollo de: Nuestros Portales Hermanos: